Novedades

El mató a un policía motorizado: el aguante hasta el final del final

La banda liderada por Santiago Motorizado reventó una vez más el Microestadio Atenas de la ciudad de La Plata, y la estrella de la noche fue La Síntesis O´ Konor.

El mató a un policía motorizado: el aguante hasta el final del final - Radio Cantilo

domingo 07 Abr, 2019

Los platenses que fueron a ver a El mató a un policía motorizado allá por los primeros años de los 2000, en épocas del Viejo Varieté y escasos recursos, fueron los mismos (y muchos más) que anoche levantaron la vista y los brazos hacia un cielo imaginario pero espirituoso en el Microestadio Atenas, cuando la banda liderada por “El Chango” le dio inicio a una noche repleta de espectadores y expectativas.

Se trató del segundo show en Atenas, que viene a encerrar entre paréntesis un año que contuvo una nominación a los Grammy Latinos por “Mejor Álbum de Rock”, un concierto colmado en Tecnópolis, y una gira internacional que puso en lo más alto a La Síntesis O´ Konor, el útlimo trabajo discográfico de la banda.

 

EL MUNDO EXTRAÑO DE ÉL MATÓ

Con La Síntesis O´ Konor el conjunto experimentó un quiebre, o una suerte de paso hacia lo nuevo que supo pisar con la vieja contundencia de saber que el arte no se vive pensando en el error. “Aparecieron ganas y búsquedas con La Síntesis O´ Konor de cosas que si se dan naturalmente están buenísimas, como ir por otro sonido, y buscar otros caminos”. Santiago pasó por Radio Cantilo a un día del concierto, y nos habló sobre los riesgos de las obligadas búsquedas o los desesperados intentos de las bandas por “reinventarse”: “Hay bandas que hacen culto a sonar siempre igual, otras buscan constantemente reinventarse. No sé, a nosotros nos pasó ahora y nos pasó a todos. Todos estuvimos de acuerdo y eso en un punto me dio más miedo aún. Si todos sentíamos que lo que estábamos haciendo estaba bueno, ¿no estaremos todos equivocados?, sentía que me tenía que oponer solamente por eso. Pero, fuera de toda broma, no hubo negociación por hacer. Lo sentimos todos igual”.

A medida que pasa el tiempo, para Santiago algunas cosas se van acomodando desde el espíritu de la consolidación, y otras necesitan de más trabajo: “En los primeros años todo es muy urgente, la inspiración es muy potente. El tiempo te pide más trabajo, recorrer nuevos caminos”, y agregó: “buscamos un sonido, avanzar más aún. Le pusimos mucho trabajo, entrenamiento, y ganas de explorar y plasmar un montón de nueva información que se transformó en canciones”.

Cuando llegaron las canciones del último trabajo discográfico al concierto del sábado por la noche, el cariño y agradecimiento del público resulta innegable:

La lista contempló 26 canciones, con algunos viejos e infaltables temas que acompañaron la solidez del último trabajo.

Si bien la banda ya cuenta con muchos festivales y recitales multitudinarios en su haber, para Santiago hay algo de tocar en casa que lo hace diferente: “Siento una presión extra cuando están los más cercanos. Son nervios extra, pero de los buenos. Me gusta mirar a la gente, me da satisfacción ver que están disfrutando y bailando. Aunque parezca raro, me siento más nervioso tocando para grupos chiquitos de personas que en un Atenas lleno. La masividad hace que no vea particularmente a alguien, que se borre un poco esa imagen y me pone menos nervioso”.

La noche le dejó lugar al cierre cuando estalló “El Tesoro”, dándole lugar a clásicos como “Mas o menos bien” y al gancho de cierre con “Prenderse Fuego”. Una vez más, Él mató a un policía motorizado dejó cautivo a un público que prometió en cada canción acompañarlos hasta el final del final.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...