Interés General

Gabriel Sagastume y su historia de guerra

A 37 años del desembarco de los soldados argentinos en las Islas Malvinas, el Gallo Bluguermann recibió a un ex combatiente para abrir y revivir un pedazo de la historia.

Gabriel Sagastume y su historia de guerra - Radio Cantilo

martes 02 Abr, 2019

Cuando no pudo determinar su próximo paso, se encontró a miles de kilómetros en una trinchera. “estas cosas te forjan la personalidad”, le dijeron en la Colimba. Pero Gabriel, pensaba que el futuro era a penas una palabra resonado entre bombas, y tácticas de batalla.

Si tomábamos consciencia de lo que estaba pasando, era para trastornarse. Había compañeros que no podían salir de esa. Pasaban un montón de cosas. Era como una pesadilla todo“. Gabriel recuperó el recuerdo de un compañero que cuando terminó la guerra, no podía más de la felicidad por haber vuelto a escuchar esta canción. Por estar vivo, y por escuchar a Led Zeppelin.

 

 

 

 
Nadie fue a decirle a las familias que su hijo murió y de qué forma. Fue monstruoso
 

Gabriel contó el día que lo reclutaron y su llega a las islas, cuatro días después. “El día que entran los camiones para llevarnos. Ese día nos dijeron que íbamos a tener visitas. Y de repente se abrió el cuartel, y entraron los micros de La Plata. Mi mujer, que era mi novia en ese momento, entró diciendo que era la novia de un general, y con ella, mi mamá y mi hermana me llegaron a dar un yogurt, la revista “El expreso imaginario”, y un chocolate. Me fui creyendo que volvía en dos semanas, siempre creí que íbamos a medir fuerzas, hasta la mañana que los ingleses empezaron a tirar“.

GB: ¿Cómo es sentir un bombazo al lado?

GS: Al principio no entendés nada. Después empezás a entender, por el silbido, por qué lado viene la bomba. Te familiarizas son los ruidos.

GB: ¿Cuánto te cambia la cabeza? 

GS: Enseguida empezó a aparecer el hambre. Los primeros días estábamos lejos del pueblo, y no nos traían nada. Después nos tiraron con un helicóptero una cocina a leña. No había leña. Después conseguimos una garrafa. Esa garrafa le tenía que dar de comer a 150 personas.

No te pierdas el relato de la guerra y la supervivencia en primera persona. Dale Play a la historia de Gabriel.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...