Cine y TV

#RadioCine: “Macario” de Roberto Gavaldón

Dario Lavia en su camino iniciático que ha denominado #RadioCine despliega una columna contraindicada para aquellos que la nostalgia puede generarle síntomas de depresión profunda. Un viaje en el tiempo para repasar el clásico del cine Azteca, "Macario"

#RadioCine: “Macario” de Roberto Gavaldón - Radio Cantilo

miércoles 10 Abr, 2019

Así como Inglaterra tiene su Cuento de Navidad gracias a Charles Dickens, el cine Mexicano tiene a Macario gracias al alemán Bruno Traven. Ambas son historias sobre la moral y el destino llenas de simbolismo. Y cómo de historias clásicas se trata, ambas tienen sus adaptaciones en el cine.

Roberto Gavaldón fue el responsable de hacer la adaptación cinematográfica de Macario. Él, junto con Ignacio López TarsoPina Pellicer y Enrique Lucero les dieron vida a los personajes de la novela. La película de 1960 se volvió un clásico de Día de Muertos.

¿Creías que sólo Cuco y El libro de la vida se habían inspirado en esta tradición? No, Gavaldón lo hizo antes que todos y bastante bien, debemos agregar. Fue nominada a los Premios Oscar como mejor película extranjera. En el Festival de Cannes ganó por mejor fotografía para Gabriel Figueroa. Con dicho antecedente, es un hecho que debes agregar Macario a tu lista de películas por ver.

La obra está llena de muerte, pero no necesariamente es una película de terror. Y a pesar de tener situaciones sobrenaturales es bastante real. Empieza con el Día de muertos, desde el primer minuto podemos ver ofrendas y calaveritas. Los diálogos también son un guiño hacia la muerte.

Escucha el segmento #RadioCine de Dario Lavia de la revista “Cineficcion” haciendo click en el reproductor

 

Un humilde campesino y leñador llamado Macario (Ignacio López Tarso) vive obsesionado por la pobreza que sufre y el temor a la muerte. Debido a la precaria situación al borde de inanición que viven él y su familia comienza a anhelar poder disfrutar de un banquete sin tener que compartirlo con nadie.

En su obstinación decide dejar de comer hasta encontrar un guajolote que él pueda comer solo. Su preocupada mujer le ayuda robando un guajolote y Macario sale a la soledad del bosque para comerlo a escondidas de sus chilpayates (niños). En el bosque se encuentra consecutivamente con tres enigmáticas personalidades, quienes uno a uno desean disfrutar de su suculento platillo. Sin embargo, Macario se niega a compartirlo.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...