Cine y TV

#RadioCine: Entrevistamos a Aleister Crowley

En el aire de "El pacto Copernico", Dario Lavia, Hernán Moyano y Rodrigo Garcia Ferreyra invocaron el espíritu de Aleister Crowley para entrevistarlo desde el mas allá en Radio Cantilo.

domingo 12 May, 2019

Alguien que a principios del siglo pasado escaló montañas emblemáticas de los Alpes como el Eiger y que participó en las primeras expediciones al K2 y al Kangchenchunga, pero que a su vez influyó en músicos como Los Beatles, Led Zeppelin, Ozzie Osburne, Iron Maiden o David Bowie,entre artistas plásticos como Xul Solar y Auguste Rodin y entre escritores como Aldous HuxleySomerset Maughan o los poetas Yeats, Rilke y Pessoa. Esto ya le da un condimento bastante particular al personaje, pero no queda ahí ya que a todo esto lo podemos además relacionar con Mussolini o Isadora Duncan y para agregarle una nota más de color y exotismo, su historia esta fuertemente teñida con magia negra, ocultismo, sexo y drogas.

La clave de  todo esto es un personaje muy controvertido, genial, enigmático y extraño, Edgard Alexander Crowley, rebautizado como Aleister Crowley y también conocido como “La Bestia 666”. Fue un mago poderoso, poeta, viajero, ocultista, aventurero, seductor y profeta, que en su tiempo fue definido como “el hombre más malvado del mundo”.

Nació el 12 de Octubre de 1875 en Leamington Spa, Warwickshire, Inglaterra, dentro de una respetable familia dedicada a la producción de cerveza, con una muy buena posición económica y devotamente cristiana. Crowley fue educado en base a estrictos principios religiosos, contra los que constantemente se rebeló. Toda su vida parece haber sido una respuesta revoltosa contra sus padres y sus convicciones.

Luego que su padre falleciera, cuando él tenía 11 años, heredó la fortuna familiar y fue a estudiar al prestigioso Trinity College en Cambridge, alma mater de miembros de la realeza como el Rey Eduardo VII, el Rey Jorge VI, el príncipe Enrique de Gloucester o el príncipe Guillermo de Gloucester y Edimburgo, y de otras destacadas figuras como Francis Bacon, Isaac Newton, Lord Byron, James Clerk Maxwell, Ernest Rutherford, Bertrand Russell y Niels Bohr entre otros. Fue allí donde mostró un fuerte interés por la poesía.

En 1898 publicó su primer libro “Aceldama, un lugar para enterrar extraños” plagado de imágenes sangrientas y provocativas. También en este ámbito se despertó su interés por el ocultismo y descubrió su particular atracción por la sangre y las torturas. Al mismo tiempo era aceptado como miembro de la “Orden Hermética de la Aurora Dorada” (‘Hermetic Order of the Golden Dawn’) dentro de la cuál progresaría hasta ocupar importantes posiciones, lo que lo llevaría a terminar peleado con su máximo dirigente y con el poeta William Buttler Yeats, quién lo llamaba “hombre loco”.

Una vez fuera de la Golden Dawn se dedicaría a dar a conocer todo lo allí aprendido, y que juró mantener en secreto. Una muestra, entre muchas, de la principal característica de Crowley, la falta de escrúpulos y de moral, por lo cual fue llamado en su época “el peor hombre del mundo”.

Para saber como era Crowley basta con buscarlo en la tapa de “La banda del Sargento Peppers” de los Beatles. Es el calvo en la segunda posición de la fila superior, al lado de Mae West. O leer la descripción que hizo Somerset Maugham en su libro “El Mago”, ya que Crowley fue su inspiración para el personaje Oliver Haddo; “era un hombre de gran tamaño, de casi un metro noventa de estatura pero lo primero que llamaba la atención en él era la enorme obesidad. Su barriga era de dimensiones imponentes. Tenía el rostro ancho y carnoso… sus ojos eran hermosos y tenía una forma de enfocarlos… que cuando miraba a alguien daba la impresión de traspasarlo”. Otra imagen de Crowley puede encontrarse en la retratografía que de él hizo el plástico argentino Xul Solar en el año 1961.

Escucha la entrevista a Aleister Crowley desde el mas allá, haciendo click en el reproductor

 

 

Crowley comenzó escalando en roca en Cumberland y aprendiendo por su cuenta, llevando a cabo ascensos interesantes para la época como Naples Needle o Steep Ghyll. En 1894 hizo su primera experiencia en los Alpes, en el Tirol austríaco donde se llevó una gran decepción con los guías de la zona, luego de fracasar en un intento al Königspitze. Decidió entonces realizar ascensos en solitario y consiguió escalar el Eisseespitze, llevar adelante una travesía del Ortler (3.905 m) subiendo por Hintere Grat y descendiendo por Stickle Pleiss, acompañado por dos guías locales; y una destacada apertura de una variante de la ruta Hintere Grat  en el Ortler (AJ Vol. XVII).

Al año siguiente volvió a los Alpes, esta vez a Suiza y nuevamente en solitario consiguió ascender al Eiger (3.970 m.) y el vecino Jungfrau (4.158 m.). No solamente realizó estos destacados ascensos para la época, también se dedicó a estudiar y desarrollar nuevas técnicas para el ascenso y tránsito en glaciares.

Crowley fue un gran viajero, recorrió Italia, Francia, Egipto, Rusia, China, India, México (donde escaló el Popocatepetl en 1900) y Estados Unidos.
En sus viajes por Oriente estudió budismo, yoga el I-Ching y tantrismo pero también aprovechó para continuar con la práctica de montañismo que había desarrollado en los Alpes y Escocia. En 1902 participó del primer intento de escalar el K2, en una expedición dirigida por Oscar Eckenstein uno de los escaladores ingleses más destacados de la época, junto con Guy Knowles, H. Pfannl, V. Wesseley, y el Dr. Jules Jacot-Guillarmod.

La expedición fue complicada desde el principio ya que Eckenstein fue encarcelado por tres semanas en Kashmir. Cuando finalmente llegó al campo base encontró que el grupo estaba sumergido en una fuerte discusión sobre la ruta a tomar. Mientras Crowley sostenía que debían intentar la arista SE, el resto veía mejor atacar la cresta NE. Esta decisión fue la que prevaleció pero el grupo tuvo que volver a los 6.000 metros. Crowley forzó el descenso del grupo a punta de pistola porque estaban encarando una ruta muy peligrosa.

El grupo decidió entonces intentar nuevamente un ascenso, pero siguiendo la ruta sugerida por Crowley. En esta oportunidad volvió a tener una participación destacada ya que fue el único que pudo reconocer que uno de sus compañeros estaba afectado por un edema pulmonar y forzó el descenso del grupo para salvar su vida, cuando habían llegado a los 6.500 metros.

De sus viajes al Oriente también trajo su adicción a la heroína y otras drogas. Crowley mezclaba las mismas con orgías sagradas, prácticas sadomasoquistas y ritos místicos y mágicos, lo que hizo que su vida estuviera envuelta por  polémicas.

Para este personaje del siglo XX todo era posible y más si se trataba de él mismo. Si algo no era extraño para Crowley era la falta de modestia y el protagonismo en todo lo que hacía.

Pintoresco además, podía vestir como un caballero inglés unas veces y otras disfrazarse de Isis para sus rituales.

A su regreso de Asia, Crowley vivió un tiempo en un castillo en Escocia junto al lago Ness, la casa Boleskine. Ese mismo castillo fue adquirido años más tarde por Jimmy Page el guitarrista de Led Zeppelin. Según cuentan algunos, Page realizaba rituales de Crowley durante sus conciertos. La banda incluyó en la edición original del tercer álbum una inscripción con el lema de la obra más famosa de Crowley, el Libro de la Ley: “Haz lo que quieras, y será toda la ley”.

Este libro surge de su luna de miel con Rose Kelly con quien se casó en 1903. Juntos viajan a Egipto y estando en el Cairo, Crowley se convenció de que el Dios Horus le había dictado un libro que resumía las nuevas tablas de la ley, luego de pasar días deambulando entre las pirámides. De esta experiencia escribió El Libro de la Ley en 1904, el cual anunciaba además una nueva era y una nueva religión en la que él mismo sería el profeta. Esta nueva era sería gobernada por la ley de Thelema, palabra griega que significa deber.

Otros grupos y cantantes de rock también muestran claramente la influencia de Crowley en su obra. Ozzy Osbourne compuso un tema llamado “Mr. Crowley (Blizzard of Ozz)”. En la canción “Quicksand” de 1971 David Bowie decía: “Estoy cada vez más cerca de The Golden Dawn / inmerso en el uniforme de Crowley”. Y el video de su obra póstuma, Blackstar, presenta una fuerte influencia “crowleyiana”. Marilyn Manson en su canción “Misery Machine” contiene las letras: “Nosotros vamos a montar hasta la abadía de Thelema”. En la parte trasera del álbum “13”, Jim Morrison y los otros miembros de The Doors aparecían posando con un busto de Aleister Crowley.

Bruce Dickinson, cantante de Iron Maiden, nunca ha ocultado su curiosidad e interés por el mago, de hecho en sus letras quedan patente ciertos “guiños” a este, como en los temas: Manof Sorrows, Moonchild, Revelations, The Alchemist y The Chemical Wedding. Adicionalmente escribió el guión de la película, también llamada “The Chemical Wedding”, una producción bastante bizarra en la que  el espíritu de Crowley es reanimado, convirtiendo al tímido Profesor Oliver Haddo en un carismático pero sexualmente depravado Crowley. La película está ambientada en el actual campus de la universidad de Cambridge.

En el año 1905 el Dr. Jules Jacot-Guillarmod lo invitó a unirse a una pequeña expedición que realizó el primer intento al Kangenchunga. Los otros dos miembros de la expedición fueron los suizos Charles-Adolphe Reymond y Alexis Pache. El grupo partió de Darjeeling a principios de Agosto. Nuevamente la leyenda y la fama de Crowley se mezclan con lo sucedido. Luego de superar una cumbre secundaria a 6.200 metros, el grupo se rebeló contra el liderazgo de Crowley por lo sádico de su trato con los porteadores y compañeros. Se produjo una discusión y el resto del grupo emprendió el descenso pero fue arrastrado y sepultado por una avalancha en la que murieron varios de los miembros. Uno de los suizos sobrevivientes declaró haberle pedido ayuda a Crowley mientras buscaba a sus compañeros enterrados en la nieve, sin que este contestara. Posteriormente Crowley escribiría una carta publicada por un diario londinense diciendo que bajo esas circunstancias no se encontraba muy ansioso de prestar ayuda. Hubo una gran polémica publicada en los diarios Pioneer de India y el Daily Mail. Un artículo sumamente crítico del comportamiento de Crowley se encuentra también en el AJ Vol. XXIII.

A partir de esta expedición, la adicción a la heroína y otras drogas lo fueron alejando de las montañas. En 1910, se unió a la Orden de los Templarios Orientales. Fue en esta época que supuestamente comenzó a experimentar con los rituales sexuales. Fundó varias religiones como la Lámpara de la Luz Invisible o la Orden de Thelema.

En 1920 se fue a Cefalú, en Sicilia con su entonces mujer, Leah Hirsig, y formó la abadía de Thelema. Fue la cobertura de la prensa que la hizo famosa en todo el mundo. Fue acusado de realizar orgías sexuales, sacrificios masivos de animales y personas, así como todas las formas de la magia negra. El verdadero desastre se produjo cuando uno de los miembros de la abadía, un graduado de Oxford llamado Raoul Loveday, murió de enteritis en la Abadía. Su esposa acusó a Crowley de envenenarlo haciéndole beber la sangre de un gato durante una de sus ceremonias, y su campaña contra él en Londres alimentó la creciente mala prensa. En 1923 el gobierno italiano de Mussolini, después de permitir tantas actividades diabólicas, lo expulsó. Crowley no negó ninguna de las acusaciones.

Creó un mazo de cartas de Tarot aún utilizado por muchos adivinadores, siguió envuelto en diferentes prácticas de ocultismo y magia asociadas a rituales orgiásticos, y siempre rodeado de polémicas por ellos. Fue además un destacado jugador de ajedrez, pintor, astrólogo y escribió muchos libros sobre magia, política, filosofía y cultura. Recorrió toda Europa viviendo un tiempo en Francia donde se relacionó con la famosa bailarina Isadora Duncan o el escultor Rodin entre otros, hasta volver a Inglaterra.

También mantuvo una amistad personal con el gran poeta portugués Fernando Pessoa, con quién se carteaba regularmente. Hace unos años se publicaron estas cartas en un libro llamado “Encuentro Mágico en la Boca del Infierno.

Crowley pasó los últimos años de su vida encadenado a las drogas que había utilizado durante muchos años. Fue adicto a la heroína hasta el momento de su muerte, ocurrida en Hastings el 01 de diciembre de 1947 a los 72 años. Como corresponde al personaje hay varias historias y leyendas sobre su muerte, una es que murió solo víctima del asma crónica que lo acompañó toda su vida y que lo motivó a comenzar a escalar en sus años jóvenes como herramienta para combatirla. Pero otra historia es que sus últimas palabras fueron una maldición para su médico al no darle heroína. La historia continúa diciendo que el doctor murió el 2 de diciembre de 1947, un día después de Crowley. Otra historia dice que sus últimas palabras fueron: “Estoy perplejo”. La realidad es que él fue incinerado y sus cenizas fueron entregadas a sus leales seguidores.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...